...

Gabinete Interdisciplinario para el Abordaje de Conflictos Sociales

El Gabinete Interdisciplinario para el Abordaje de Conflictos Sociales (GIACS) nace en hacia fines de 2016, como un programa de la Policía Local y la Secretaría de Seguridad para intervenir en conflictos vecinales.

Sin embargo, la mirada se amplió hacia problemáticas de género luego de constatar que el seguimiento de estos casos resultaba fragmentario o insuficiente. Sobre la base de los pilares de orientación-información-articulación, el GIACS se propone una acción integral de escucha y acompañamiento profesional, próximo y humano; proveer a la víctima de la información acerca de sus derechos y garantías; y la acción coordinada con instituciones y organismos municipales que dan respuesta inmediata a cada problemática.

“Tenemos en claro que detrás de una denuncia hay una historia particular” afirma una de las oficiales del gabinete. “Lo que hacemos es involucrarnos, contener a la víctima, fortalecerla para que pueda realizar la denuncia. El gabinete se encarga del detrás de escena”.

La parte policial del GIACS la integran los oficiales Tamara Soiza, Matías Soiza y Griselda Raihy. Además de ser agentes de la Policía Local, cuentan con especialización en psicología social y temáticas de género, a la vez que asisten a capacitaciones permanentes para mantener actualizadas y nutridas sus herramientas de abordaje. El GIACS también está integrado por autoridades municipales: la secretaria de Seguridad Ciudadana, Lic. Cecilia Rodriguez, y la subsecretaria de Seguridad, Mónica Ghirelli, la subdirección de Participación Ciudadana, dirigida por Sandra Navarro, y la  abogada del equipo, Dra. María Marta Peralta.

El GIACS confeccionó un protocolo de seguimiento y encuadre destinado al personal policial para saber cómo intervenir en las situaciones de violencia. Allí se privilegia la protección de la víctima y los niños, niñas y adolescentes, se procura no repreguntarle aquello que ya contó ni indagar en detalles. “No se revictimiza. El oficial que baja tiene conocimiento de a qué va a acudir, cuál es el grupo familiar. Es más rápida la asistencia y a la víctima se le pregunta una sola vez”, asegura Tamara Soiza.

La resolución de dicha problemática se basa en la articulación. Para eso, el municipio de Avellaneda cuenta con diversas instituciones que se ocupan de las necesidades de la víctima de violencia de género, como son el Observatorio Social y la Dirección de la Mujer, el Área de Prevención y Atención de la Violencia y el Abuso Sexual (APAVyAS), la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia, Comisaría de la Mujer y Familia, Hogar de Protección de la Mujer y Familia, Centro de Monitoreo Municipal, entre muchos otros.

“Lo visible es la lesión o el golpe, pero atrás hay una historia. Nosotros abrimos redes y coordinamos con entidades del municipio para cuestiones en las que no somos idóneos. Por ejemplo, si tenemos problemas donde un menor fue abusado nos comunicamos con APAVyAS, si la mujer está en peligro en su casa, hablamos con el Hogar. Con eso se puede coordinar y sacar adelante la situación” comenta la oficial Tamara Soiza.

Desde que se creó el gabinete, en los más de 500 casos abordados la violencia disminuyó en un 90%. Este alto grado de eficacia es atribuido, según los oficiales, por un lado a esta acción coordinada con instituciones del municipio y, por otro, a la integración informativa con la que trabaja la Policía Local: “tenemos en total 9 bases policiales distribuidas en Avellaneda y todas están en conocimiento de los casos que hay en el partido, porque contamos con una base de información general” cuenta Matías Soiza. “En casos de riesgo, se incorpora el domicilio de la víctima al recorrido de los móviles y su sola presencia disminuye considerablemente el hostigamiento y la agresión”, insiste el oficial.

También la escucha resulta una estrategia fundamental, no sólo el relato de la víctima sino, cuando amerita el caso, “se entrevista al victimario para entender por qué ejerce la violencia, qué quiere conseguir. A veces es una cuestión económica, de la casa o problemas de consumo y adicciones. Cuando se le explican sus derechos se calman. La escucha al victimario también ayuda a bajar la violencia”, sostiene el oficial Soiza. Y Tamara Soiza agrega, “consideramos que la resolución es efectiva cuando la víctima te cuenta sobre su cotidianidad. En un principio todo es caos y violencia y cuando te cuenta sobre su trabajo, sobre la escuela de sus hijos, ahí ya bajó la violencia”.

En caso de violencia de género, dirigirse a la base de Policía Local más cercana o bien a la Comisaría de Mujer y Familia, ubicada en Colón 167 (4201-9785).

divisor

911verde 144 145
     

medios-fino

docus mapas

fotos

ojosdelaciudad

fotos

fotos

contacto 1

Municipalidad de Avellaneda

app pcia